Twitter de NecSports

domingo, 5 de octubre de 2014

192 Martes de Radio



La Crónica deportiva - 30 de Setiembre de 2014



      ** Si queres escuchar el programa grabado, podes hacerlo acá al lado -->
en el link
AUDIOS DE TRIBUNA

Quinta Temporada-31ro programa del año **


“NECMERIDES”… el infaltable de siempre
 
30/9 - Un día como hoy, pero de:

1962 - PELOTA

      Con cuatro medallas de oro la Argentina obtenía el IV Campeonato Mundial realizado en Pamplona, España. Aaron Sether que ganó tres de ellas fue la gran figura del certamen. Las medallas ganadas fueron: Frontón Pelota Goma (Sether-Ibarra); Trinquete Paleta Cuero (Sether- Labat); Paleta Goma (Sether-Labat); Share (Elias-J.Labat).

       
2000 - AUTOMOVILISMO

      Rubén Luis Di Palma, ídolo del automovilismo nacional, moría en un accidente de aviación al caer en una estancia de Carlos Tejedor el helicóptero que conducía. Fue múltiple campeón argentino en TC; Sport Prototipos; Mecánica Argentina Formula 1; TC 2000 y Superc-Cart. En su campaña ganó 118 carreras. La última en el Autodromo de Buenos Aires, a punto de cumplir 45 años.









2000 - HOCKEY SOBRE CESPED

      En los Juegos Olímpicos de Sydney, “Las Leonas” obtuvieron la medalla de plata. En la final perdieron ante Australia 3 a 1.



CHESS

El maestro internacional argentino Alan Pichot se consagró campeón mundial juvenil de ajedrez, al derrotar al ruso Maxim Litvinov en la última ronda del Mundial Juvenil que se disputa en el Centro de Convenciones de Durban, Sudáfrica.

Hacía 14 años que un argentino no conseguía un título mundial y, a nivel individual, se trató del primero en los últimos 22 años.

Pichot, de 15 años, terminó la competencia con nueve puntos sobre once posibles, medio más que sus inmediatos perseguidores, producto de nueve victorias y dos derrotas: una en la quinta jornada y la restante en la penúltima, según informó la Federación Argentina de Ajedrez.

Consagrado como el Maestro Internacional más joven de la historia del ajedrez nacional, Pichot había sido hace dos meses finalista del Campeonato Argentino.




“IDOLOS ARGENTOS”

Luis ARTIME

el delantero que vendía goles
Artime fue cuatro veces maximo goleador en Argentina, tres en Uruguay, máximo artillero de la Copa América de 1967 y de la Copa Libertadores de 1971.


Le llamaban ‘Luisito’ y poseía esa cualidad innata del fútbol que sólo tienen los elegidos de su posición. Aquella que no recogen los manuales de técnica. La suerte suprema: el gol. Le acusaban de ser desgarbado, le tildaban de torpe, le achacaban que no divertía al hincha y que la técnica nunca fue amiga suya. Él sabía todo esto. Él se reía de todos ellos. “Siempre acabo siendo la solución en todos los equipos”. Así se reconocía Luis Artime, una fábrica inacabable de goles. ‘La Fiera’ o ‘El diente’ le apodaban.

También llegó a reconocer una de sus peculiaridades: “Una parte del secreto era mi forma de golpear, el arquero nunca sabía donde podía ir el balón. Cuando pateaba de cerca, sabía que sería gol, pero nunca podía decir dónde iría la pelota”.


Hincha de Racing, soñaba con ser como su ídolo, Rubén Bravo, y acabó siendo el verdugo de su amado equipo, al que hizo 16 goles. Tres de ellos en una humillación de River a Racing, al que le endosó un 6-2. También le castigó con otro hat-trick con Atlanta, en sólo once minutos y cuando su equipo perdía 1-3 a falta de un cuarto de hora para el final.

Cuando arrancó en Atlanta, trabó amistad con Carlos Timoteo Griguol. En cuatro años allí empezó a jalonarse una fama de cañonero implacable que lo llevó a River, previo pago de 15 millones de pesos y tres jugadores. Con la franja roja salió goleador en 1962 y 63. En tres años marcó 71 goles, cuatro de ellos a Boca. “Me enloquecía jugar en La Bombonera”. Tras recuperarse de una lesión de tobillo, formó parte de uno de los mejores Independientes de la historia, con quien campeonó en 1967 y fue también fue máximo goleador en otras dos ligas.


En Brasil jugó poco (también estuvo en España un año, en 1965, en el Jaén), pero en Uruguay es un héroe. La hinchada de Nacional todavía le idolatra. Durante tres temporadas consecutivas levantó con una mano el trofeo de campeón de liga mientras que con la otra alzaba el de máximo goleador. También extendió su hegemonía por el mundo al ganar la Copa Libertadores y la Intercontinental en 1971.

De “La selección del 66 era un equipo bárbaro que pudo superar la desorganización de la época y que encima tuvo que lidiar con muchas disparatadas decisiones de Lorenzo. Nos hizo jugar partidos increíbles de preparación contra obreros y oficinistas”.


Su fuerte carácter también truncó su corta carrera como DT. A finales de 1979, como director técnico de Atlanta, se enfrentó a lo que se conoció como “el cuadrangular de la muerte” para determinar el descenso junto a Platense, Gimnasia y Chacarita. Artime descendió, pero antes quiso denunciar públicamente la utilización de sustancias dopantes y prohibidas en el fútbol argentino. También arremetió contra otras irregularidades y contra la violencia de los barrabravas que alejó del fútbol a las familias. No volvió a dirigir, pero un año después Julio Grondona institucionalizó los controles antidoping. Su figura cayó al ostracismo futbolístico y se dedicó a ser empresario. “Lo pagué muy caro”.

Pescador mágico de redes incrustadas de goles. Frío, de pique electrizante, casi infalible, en esa pasión capaz de hacer explotar a un estadio y aprisionar el grito incomparable de gol, porque es la máxima expresión del fútbol. Persona sencilla, seria, responsable, honesta e inteligente.

“Escucho que el gol es cuestión de suerte. Me hace gracia. ¡Al gol hay que ir a buscarlo! Mi mayor virtud fue adelantarme siempre a la jugada, llegar un segundo antes que mi marcador y después saber definir. Era intuitivo, tenía la varita mágica de ser el goleador. Tuve la fortuna de ser quien se queda con toda la gloria, al ser el último que tocaba la pelota. Fui un oportunista, un afortunado”. Palabra del rey del gol, quien dejó el fútbol en 1974 tras marcar 302 goles oficiales. “Nunca me interesó la cifra exacta. Eso sí, me alegraban tanto que festejaba con intensidad hasta los tantos de los entrenamientos. Mis compañeros me decían que estaba loco”. Y sí, Luis Artime era un auténtico, reconocido y admirable loco que vendía goles al equipo para el que jugaba.



Carnet de ídolo

Nombre y apellido: LUIS ARTIME.
Nació: 2/12/1938 en Mendoza
Jugó: 25 partidos entre 1961 y 1967
Goles: 24. Mundiales: 1966
Títulos: 1 (Copa de las Naciones 1964)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada