Twitter de NecSports

domingo, 5 de octubre de 2014

191 Martes de Radio



La Crónica deportiva - 23 de Setiembre de 2014



      ** Si queres escuchar el programa grabado, podes hacerlo acá al lado -->
en el link
AUDIOS DE TRIBUNA

Quinta Temporada-29no programa del año **
 
 
“NECMERIDES”… el infaltable de siempre

 
23/9 - Un día como hoy, pero de:

1953 - FUTBOL

      El Real Madrid presentaba a su gran adquisición, el delantero argentino Alfredo Di Stéfano. En un partido amistoso ante el Nancy, de Francia, “La Saeta Rubia” vestía por primera vez la camiseta merengue e hizo un gol. Cuatro días después jugaba su primer partido de Liga en España ante el Santander. El Madrid ganó 4 a 1 y Di Stefano se anotó en el marcador.    



2000 - WINDSURF

      El correntino Carlos “Camau” Espínola, se quedaba con la medalla de plata, en clase Mistral, en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Es el único deportista argentino que cuenta con dos preseas olímpicas plateadas.


Homenaje en el dia del Arquero.. al más ignoto del Oeste !

  

***

LA CONDENA DEL PENAL

La teoría de que los penales "son una lotería" cuanto tiene de cierto ? Diversos estudios comprueban que no todo se trata de azar. La frialdad de los pateadores y los estudios previos de los goleros, a la sazón de gente como ud., pueden influir favorablemente en la definición desde los doce pasos.

Algunos, porteros se guardan apuntes en sus guantes; otros ya tienen el manual incorporado y simplemente se mueven por instinto. El periodista de la revista española Libero Javier Salas argumenta esta curiosa e interesante hipótesis en un artículo llamado "Porteros de derechas, penaltis regalados".
 
Considera que "los penaltis no son un cara o cruz, no los decide la suerte" y asegura: "Si nos centramos en los datos y la experiencia, este tópico no es más que una excusa de mal profesional". Aunque el problema surge cuando la presión nubla el funcionamiento normal del cerebro y el arquero pone el piloto automático.

El artículo remarca que "hay mucho margen para mejorar el rendimiento tanto de lanzadores como de porteros. Pero sobre todo de estos últimos", ya que los especialistas en atajar penales "no son genios dotados de un talento premonitorio para descubrir hacia dónde chutará el rival, sólo son deportistas que saben hacer bien su trabajo".

Un estudio divulgado recientemente por la Universidad de Ámsterdam señala que cuando un guardameta se encuentra en apuros, con su equipo perdiendo en la tanda de penales, se tira instintivamente a la derecha. Gianluigi Buffon es un fiel ejemplo.

"Los tiradores son los únicos que tienen algo que perder en los tiros desde los 12 pasos. Los porteros son los únicos que pueden ganar y convertirse en héroes", sostiene el histórico arquero alemán Oliver Khan, ex mundialista y emblema del Bayern Munich.

En Mundiales, la estadística habla de que el portero detiene por lo general uno de cada cinco disparos. Los ejecutantes convierten el 70% de los penaltis y bajo presión, el portero sólo detiene el 8 por ciento.

El lado izquierdo del arco se convierte en una invitación para los pateadores, ya que repasando la definiciones mundialistas desde España 1982 hasta Brasil 2014, el 74% de la veces el arquero se tiró a la derecha y sólo el 26% a la izquierda en el momento crítico de la serie.

--

Viaje a la mente del arquero

Con el suicidio de Héctor Larroque, la lista de arqueros que se quitaron la vida llegó a 10 en los últimos años, una cifra muy alta comparada con los jugadores de campo. Especialistas y entrenadores intentan desentrañar el particular perfil psicológico de los dueños del arco.

MOACIR BARBOSA es el ejemplo emblemático de cómo un arquero carga con exclusividad la cruz de la derrota. Barbosa fue el 1 de Brasil en 1950, víctima de Uruguay en el recordado Maracanazo. Su pecado fue descuidar su palo en el segundo gol.

En efecto, este personaje parece solista en medio de una orquesta. Mientras los demás jugadores pueden ocultarse en diversos rincones del césped, este ermitaño cubierto por la vergüenza y los guantes, debe permanecer atento a la espera de algún ataque fulminante, un balonazo hiriente, sin contar los insultos, ofensas y burlas que el público vocifera a sus espaldas.

El guardameta es una especie de prisionero, un reo sin derecho a juicio en una pequeña cárcel con tres grandes barrotes y una red de la cual no puede escapar.

No hay una relación directa arquero-suicidio. Los valores tan disímiles invitan a reflexionar e indagar en la particular mente de los arqueros de fútbol. De eso se trata este viaje: tratar de entender a estos tipos de la linea de gol.

EL SOLITARIO

¿Es casual que se produzcan tantos suicidios entre los arqueros?
“Lo primero que hay que decir es que no cualquiera se suicida –enfatiza Marcelo Roffé, expsicólogo de las Selecciones Juveniles en la era Pekerman, que atendió a unos cuantos arqueros profesionales-. Tiene que haber causas que lo hagan sufrir de manera tal que entienda que la muerte es una salida posible. Ahora, que la estadística esté engrosada en los arqueros no es casual y tiene que ver con el rol que cumple, con la percepción de fracaso, con la soledad y la ingratitud del puesto. El perfil psicológico del arquero es particular. Se trata de un puesto individual de un deporte en equipo: es el que viste distinto, el que entrena diferenciado, el único que puede utilizar las manos, al que a veces le cuesta integrarse al grupo, y aquel al que le ponen la etiqueta de boludo o de loco. El mismo arquero a veces lo asume”.

El arquero es el que te salva y el que te hunde. Tiene 9 atajadas buenísimas pero le pifia en un centro y pasa a ser el responsable de la derrota, el chivo expiatorio. El arquero, en síntesis, debe tener un mayor grado de concentración, de asunción de la responsabilidad

¿El arquero sufre las derrotas más que el jugador de campo?

El que da su visión ahora es Miguel Angel Santoro, exgloria del arco de Independiente y formador de los excelentes valores que sacó el club en los últimos años: “Puede ser, el jugador de campo se equivoca y siempre uno lo puede salvar. Y, además, al menos se descarga corriendo. El arquero comete un error y atrás tiene la red, no puede reivindicarse. El arquero es distinto , porque debe absorber muy pronto las situaciones, analizar con frialdad y sobreponerse a los reveses lo más rápido posible”.

TRABAJO DIFERENCIADO

Por sus necesidades, el arquero requiere de entrenamientos específicos en la semana. Hay detalles Por ejemplo, el manejo de la comunicación con los defensores, en las voces, que deben ser cortas, fuertes y no agresivas, como explica Roffé, quien resalta: “Es importante que construya una alianza estratégica con un compañero para que no se desgañite ni se altere en el armado de la barrera y no tenga que perder energía porque nadie le da bolilla. Si falta uno en la barrera, le genera un temor importante. En los centros hay un foco atencional tremendo: 20 tipos en el área que buscan cosas distintas, y él debe atrapar la pelota con el riesgo de chocarse hasta con un compañero. Para entrenar el foco de atención se le tiran pelotas de distintos colores para que actúen como elementos de distracción, y se le pide que rechace solo las amarillas, por ejemplo”.

Landaburu, aquel suplente historico de Fillol en River, comenta: “En baby juegan con una pelota de 200 kilos y si al arquero lo agarra uno que le pegue fuerte, te liquida. Después pasan a cancha grande y son unas pulguitas en un arco de 7,32. Al delantero le enseñan a pegarle arriba y es gol seguro. Es traumático para el arquero, te tiene que gustar mucho el arco para suplir esa amargura. Para mí, tendrían que hacer los arcos más chicos en Inferiores y jugar en media cancha, como hacen en Japón e Italia.

Hay que estar loco para ir al arco y si, sino mira esta lista:Gatti, Higuita, Burgos (sus compañeros le decían “Loco” antes que “Mono”), Rubén Sánchez, Fenoy, Nelson Ibáñez, Ramón Quiroga (Chupete y Loco), Migliore, Crazy Lehmann, el del machete en Alemania 06. Hay Locos para llenar un Borda, mucho más que en el resto de los puestos.

El final es de autor anónimo y aparece citado en el capítulo especial sobre arqueros de “Fútbol De presión”, libro de Roffé: “Los errores de los cocineros se tapan con salsas; los de los arquitectos, con columnas; los de los arqueros, con insultos”.


“IDOLOS ARGENTOS”


Enrique Omar SIVORI



Una definición del diario italiano La Gazzetta dello Sport sirve para intentar explicar su grandeza: “Fue el Maradona de los años 50 y 60, zurdo y argentino como Diego, uno de los más grandes de siempre”. En Italia lo conocieron bien al Cabezón: allí fue ídolo de Juventus y está considerado uno de los mejores
futbolistas extranjeros de la península. Su habilidad derivada del potrero, su atrevimiento producto de su guapeza y su rapidez mental como condición innata, lo hicieron mito en Europa, donde también vistió la camiseta azzurra para jugar el Mundial de 1962. Antes, tuvo tiempo de maravillar ojos argentinos. Este crack de medias bajas, número 10, capaz de resolver jugadas complicadas en pocos segundos, fue partícipe del último gran quinteto que mostró nuestro fútbol: Corbatta, Angelillo, Maschio, Sívori y Cruz. Fueron llamados Los Carasucias. Y fueron los que bailaron a los rivales (8 goles a Colombia, 3 a Ecuador, 4 a Uruguay, 6 a Chile y 3 a Brasil) para conseguir el Sudamericano de 1957. Sívori, además, fue técnico de la Selección, clasificándola para el Mundial de 1974.



**

Su aspecto de jugador despreocupado, con el pelo revuelto y las medias caídas encerraba la estampa de un genio de dos mundos, un artista del balón nacido el 2 de octubre de 1935 y que deslumbró en una época de futbolistas atrevidos y desenfadados en la Argentina y en Italia.

Semejante explosión en aquel Sudamericano permitió la venta de Sívori (una figura consular en River, club en el que había comenzado su carrera) en diez millones de pesos al fútbol italiano, lo que para ese entonces representó la cifra más alta pagada por un jugador argentino.

Sívori debutó en River en 1954 y necesitó muy poco tiempo para convertirse en ídolo de la entidad, avalado por los campeonatos ganados en 1955 y 1956.


La precoz transferencia hizo que River embolsara una fortuna para la época, suficiente para construir la tribuna Colonia (hoy Almirante Brown), la que le faltaba para cerrar el anillo de cemento del estadio Monumental, que dejó de ser la herradura
En el pais de la Bota, fueron Tres títulos de liga y dos Copa de Italia

Y si bien se había ganado afectivamente al poderoso Norte al convertirse en un emblema de Juventus, otro tanto logró con el Sur de la penísnsula, cuando en el final de su carrera se puso la camiseta de Napoli,

Luego del retiro vino la etapa de tecnico (River, Central, Estudiantes, Racing, Racing de Córdoba y Vélez) y el seleccionado argentino (con el que se clasificó para el Mundial 74).


Trayectoria: River (1954/57) en los que jugó 63 partidos y convirtió 28 goles; Juventus (1957/65) 215 y 134, y Napoli (1965-69) 63 y 12. En el seleccionado argentino jugó 19 partidos y marcó 9 goles. Con el seleccionado italiano actuó en 9 ocasiones y anotó 8 tantos. Con la azzurra disputó el Mundial de 1962.

Títulos: 9; Campeonatos 55, 56 y 57 con River; Sudamericano 1957 con el Seleccionado Argentino. Ligas italianas: 57/58, 59/60 y 60/61. Copa de Italia 59 y 60; todos con Juventus.



Carnet de ídolo

Nombre y apellido: ENRIQUE OMAR SIVORI.
Nació: 2/10/1935 en San Nicolás, BuenosAires.
Jugó: 18 partidos entre 1956 y 1957.
Goles: 9.
Mundiales: 1962 (para Italia).
Títulos: 1 (Sudamericano 1957).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada